Postres

Torrijas veganas

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina y las Torrijas son un dulce muy deseado en estos días, aunque siempre podemos prepararlas :-). Hoy quiero compartir con vosotros la receta vegana de las torrijas porque además de que les servirá mucho a las personas alérgicas a la lactosa y a los huevos, no se nota la diferencia con las tradicionales y quienes las han probado me han asegurado que son las mejores que han probado en su vida :-) así que algo de especial tendrán además por supuesto, de todo el cariño con el que se preparan :-).

Ingredientes 

  • 1 barra de pan del día anterior
  • 1 litro de leche de almendras (también podéis utilizar leche de soja, de arroz, de avena… pero lo cierto es que la de almendras deja una rastro de sabor muy agradable para las torrijas)
  • La cáscara de un limón grande
  • 3 ramitas de canela
  • 7 cucharadas de harina de garbanzo
  • Media cucharada de vinagre de manzana
  • Azúcar panela (o el que queráis)
  • Aceite para freír (yo utilizo de oliva virgen siempre pero es preferible que sea de sabor neutro)
  • Canela en polvo
  • Agua

Elaboración 

Cocemos la leche de almendras con la cáscara de limón, las ramitas de canela y el azúcar y cortamos el pan en rodajas gruesa ( o al gusto) en diagonal.

Cuando hierva, retiramos la leche de almendras de fuego y quitamos el limón y la canela.

Remojamos el pan durante 10-15 minutos en la leche de almendras por ambas partes y es muy importante que queden bien empapaditas con la leche para que estén mucho más deliciosas.

En lugar de harina de garbanzo también se puede utilizar harina de soja o cualquier otra harina de rebozados o para cocinar sin huevo, a mi la de garbanzos es la que más me gusta y el vinagre sólo lo utilizaremos si utilizamos esta última para eliminar el sabor a garbanzo que pudiese quedar después de hecho, pero no lo uséis con el resto de harinas. Diluiremos entonces la harina de garbanzo en agua con vinagre hasta que quede espeso pero muy suave, pasaremos las torrijas por la mezcla de harina de garbanzo y freiremos en abundante aceite caliente por cada lado.

Una vez estén fritas al gusto de cada uno, las sacaremos de la sartén y las dejaremos reposar un par de minutos en papel de cocina.

Para finalizar espolvorearemos por ambos lados las torrijas con azúcar y canela en polvo y, aunque muchos prefieren dejarlas enfríar, en casa nos gustan calentitas y recién hechas así que ¡ A comer se ha dicho! 😉 ¡Ñam, ñam!

Susi Suárez.

Previous post

Guacamole

Next post

Seitán casero con salsa de puerros a la naranja

muSa

muSa

Salud. Cocina, Belleza. Nutrición. Inspiración.
Dedicada a todos con todo mi cariño.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *