Dulce

Receta tarta mousse de limón

Ingredientes:

– Un paquete de galletas María clásicas.
– 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
– 500 gramos de queso batido tipo philadelphia.
– 2 yogures griegos.
– Una cucharadita tamaño postre de azúcar vainillado.
– 100 ml de zumo de limón y ralladura de uno de ellos.
– Dos cartones de 200 ml de nata para montar.
– 10 hojas de gelatina.
– 1 gelatina de limón para la cobertura.

Preparación:

para hacer la base trituramos las galletas en una picadora o bien sobre papel de periódico las trituramos con una botella. Cuando estén bien trituradas las ponemos en un bol y añadimos la mantequilla derretida. Podemos derretirla en el micro o en un cazo a fuego mínimo. Lo juntamos bien. En el molde desmontable ponemos alrededor un papel de horno recortado para que luego al desmoldarla quede más bonita. Ponemos la mezcla de galletas y aplastamos bien con una cuchara sopera hasta que quede la superficie uniforme.
Metemos en la nevera para que endurezca un poco y quede una base firme. En el otro bol ponemos agua del grifo y echamos las hojas de gelatina para que se vayan hidratando 8con 10 minutos es suficiente).
Ahora montamos la nata y la reservamos.
En un bol grande ponemos el azúcar, el zumo y la ralladura de un limón, el azúcar vainillado, el queso batido y los yogures. Batimos hasta tener una mezcla homogénea (2 limones para el zumo).

Separamos un poco la mezcla en un cazo mediano y lo ponemos a fuego suave. Cuando empiece a calentarse ponemos las hojas de gelatina escurridas. Este paso es para que se deshagan bien. Movemos un poco y veremos como se deshacen enseguida y se integran en la mezcla. Ahora los añadimos a la mezcla del bol grande y movemos bien. A continuación ponemos un tercio de la nata montada y mezclamos bien.
Ahora el resto de la nata y otra vez mezclaremos con movimientos suaves hasta que quede bien integrado.
Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema en él.
Llevamos de nuevo a la nevera hasta que cuaje, unas tres horas. Una vez cuajada vamos a preparar la cobertura. He optado por gelatina de limón que es más fresca y menos calórica que la mermelada. Preparamos la gelatina con un sobre según indique el fabricante y la demos templar un poco pero tampoco demasiado ya que si no empezará a cuajar.
Ponemos la gelatina vertiéndola con cuidado sobre la tarta ya cuajada y en esta ocasión yo la he decorado con letras y corazones.

La metemos en la nevera o llevamos al congelador. De cualquier forma no quitaremos el papel de alrededor hasta el momento de servir.

Además de quedar preciosa resulta un auténtico placer para nuestro paladar.

Susana Suárez.

Previous post

Receta Tarta de San Marcos rellena de nata y trufa

Next post

¡¡Practicando el Aceituning!!

muSa

muSa

Salud. Cocina, Belleza. Nutrición. Inspiración.
Dedicada a todos con todo mi cariño.

4 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *