Dulce

Receta Tarta de San Marcos rellena de nata y trufa

Todo un clásico en la repostería porque además de su bonita presentación está deliciosa.

Preparación:

En primer lugar haremos el bizcocho genovés (es mejor prepararlo el día anterior para que la miga esté más asentada y se corte mejor, la guardamos una vez frío dentro de una bolsa hermética).

Ingredientes:

– 120 gramos de harina tamizada.
– 120 gramos de azúcar.
– 4 huevos.
– Una pizca de sal.
– Una cucharadita de azúcar vainillado o esencia de vainilla.

Precalentamos el horno a 170 º.
Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla, hay que batir los huevos hasta que adquieran la consistencia necesaria para soportar el peso de del resto de ingredientes, la masa se volverá más blanquecina y triplicará su volumen.
Añadimos la pizca de sal y vamos añadiendo la harina poco a poco, vamos integrándola y con movimientos envolventes, este paso es muy importante ya que si no se hace el volumen del bizcocho bajaría.
Engrasamos un molde de 20 cm de diámetro con spray desmoldante y horneamos unos 25 minutos.
Comprobamos que este hecho con ayuda de un palillo y sacamos del horno, dejamos unos 10 minutos en el molde y traspasaremos a una rejilla para que termine de enfriarse.

Nata montanda

La nata ha de estar bien fría pero no congelada y el recipiente donde vamos a batir también ha de estar frío. Ha de ser nata con un 35,1 % de materia grasa que es muy fácil de encontrar en el supermercado.

Ingredientes:

– 500 gramos de nata para montar.
– 80 gramos de azúcar glass tamizada.

Agitamos bien nuestra nata (fría) para que la grasa se reparta por homogéneamente y se monte bien.
Batimos hasta que veamos que esta montada y las varillas queden señaladas, después añadimos el azúcar y mezclamos. (La podemos aromatizar antes de montar con canela o vainilla).

Crema de trufa

Ingredientes:

– 500 gramos de nata montada 35,1 % materia grasa.
– 90 gramos de azúcar glass.
– Cuatro cucharadas grandes de cacao puro.
– Una cucharada de queso tipo philadelphia.

Agitamos la nata, que ha de estar bien fría, al igual que el recipiente donde la vamos a montar. Ponemos la nata, el cacao y el queso en el bol y batimos hasta que esté montada, al igual que hemos hecho con la nata montada, vigilamos no pasarnos batiendo y una vez montada añadimos el azúcar glass y mezclamos, depende de lo dulce que te guste pones más o menos azúcar.

Crema de yemas

Ingredientes:

– 150 gramos de azúcar.
– 50 ml de agua.
– 4 yemas.
– Una cucharada de maicena.

En una cazuela al fuego ponemos el agua con el azúcar hasta que se disuelva, unos 7 minutos, lo sacamos del fuego y dejamos templar.
En otro bol, juntamos las yemas con la maicena y batimos. Juntamos las dos preparaciones y las ponemos al fuego removiendo hasta que espese.
Ahora tenemos que conseguir que esta crema se enfríe lo más rápido posible para que conserve un color bonito y ni se oxide ni forme costra, para ello preparamos un recipiente con agua helada y cubitos de hielo y ponemos nuestro bol encima dándole vueltas y sin que entre nada de agua.

Almíbar de vainilla

Ingredientes:

– 150 gramos de azúcar.
– 120 gramos de agua.
– Extracto, aroma de vainilla.

Calentamos el agua y el azúcar al fuego unos 7 minutos hasta que se disuelva el azúcar, después agregamos una cucharadita de vainilla.
Si usas un sobre de azúcar avainillado ponlo desde el principio.
Lo mejor es prepararlo también con anterioridad y guardarlo en la nevera.

Montaje de la tarta:

Dividimos el bizcocho genovés en en tres planchas. Yo utilizo el plato giratorio para facilitar el trabajo. La tarta va montada directamente sobre la base en la que la vamos a presentar. Cada capa está bañada con almíbar, ayudándome de un pincel de cocina.
La primera capa es de trufa, echamos una buena capa y la extendemos con ayuda de una espátula hasta que quede todo bien planito.
Colocamos la segunda capa de bizcocho, la bañamos con almíbar y repetimos la operación anterior pero esta vez con nata.
Llega el momento de colocar la última capa de bizcocho, la bañamos y encima y cubrimos con yema quedando espeso.
Espolvoreamos con azúcar moreno y con ayuda de un soplete la quemamos.

Hay muchas maneras de terminarla, depende los gustos de cada persona, en la que he preparado yo he colocado alrededor kinder bueno y como broche de oro la he decorado con letras, corazones y un violín y ¡¡el resultado es espectacular!!

Susana Suárez.

Previous post

¡¡Menta y chocolate!!

Next post

Receta tarta mousse de limón

muSa

muSa

Salud. Cocina, Belleza. Nutrición. Inspiración.
Dedicada a todos con todo mi cariño.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *