Entrantes

Croquetas de tofu y tomillo veganas

Están realmente deliciosas y son además de saludables, muy fáciles de preparar, además de que gustarán a todos, son también ideales para los alérgicos a la lactosa y a los huevos.

Ingredientes 

  • 1 Paquete de 250 gramos Tofu al natural
  • 1 Cebolla
  • 2 Dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 Cucharadas de Tomillo
  • 1 Taza de leche de Soja
  • 1 Cucharada de limón
  • 3 Cucharadas bien colmadas de harina de avena
  • 5 Cucharadas de harina de garbanzo
  • Pan rallado
  • Nuez moscada molida
  • Sal
  • Agua

Elaboración

En un bol o vaso para batir metemos el tomillo, los dientes de ajo muy picaditos y sin el corazón (para que no repitan), añadimos además 1 cucharada de aceite de oliva y otra de limón y por último el tofu desmenuzado. Batimos estos ingredientes hasta que queden bien integrados.

Una vez tenemos la masa preparada, la dejamos apartada hasta más tarde y preparamos el sofrito así que cubrimos una sartén con aceite de oliva y cuando esté caliente (a fuego bajo en todo momento), incorporamos la cebolla muy picadita y vamos removiendo hasta que quede doradita y cuando empiece a brillar, pasados de entre 7 a 10 minutos, incorporamos las 3 cucharadas bien colmadas de harina de avena y moveremos hasta que se dore también ésta última.

A continuación incorporamos el vaso de leche de soja y removemos bien, le añadimos la sal y la nuez moscada al gusto y seguimos removiendo bien y lo dejamos a fuego bajo durante unos 3 o 4 minutos más.

Pasados los 3 o 4 minutos, incorporamos la masa que previamente habíamos preparado y mezclamos muy bien los ingredientes en la sartén, dejamos de nuevo a fuego bajo durante unos diez más aproximadamente, comprobamos cómo está de sal y nuez moscada para rectificar si fuera necesario. Y dejamos enfriar la masa.

Al ser una receta vegana utilizaremos harina de garbanzo diluida en agua en lugar de huevos. Añadiremos a la mezcla unas gotitas de vinagre de manzana para que no sepa a garbanzo y la mezcla ha de quedar espesa pero suave.

En otro bol o recipiente pondremos el pan rallado y una vez tengamos fría la masa procederemos a darles forma a las croquetas, la que deseéis (yo las he preparado de dos formas diferentes, la tradicional y también redonditas) . Una vez les hayamos dado la forma deseada, las pasaremos en primer lugar por el pan rallado, después por la mezcla de la harina de garbanzo y de nuevo por el pan rallado para queden más crujientes, han de quedar muy bien rebozadas.

Cuando las tenemos preparadas, en una sartén o freidora pondremos abundante aceite y una vez que esté caliente, meteremos las croquetas y a freírlas, que queden bien hechitas.

Para finalizar pondremos en un plato grande papel absorbente para que no queden muy aceitosas al servirlas, de tal forma que el exceso de aceite se quede en del papel.

Y a servirlas :-) y huelen…mmmmm… ¡que alimentan! y mejor que saben :-) os lo aseguro 😉 Espero que os animéis a prepararlas que seguro que las disfrutaréis muchísimo :-)

Susi Suárez 

Previous post

Crema vegana de boniato y zanahorias

Next post

Vinagreta de pimientos con ensalada campera vegana

muSa

muSa

Salud. Cocina, Belleza. Nutrición. Inspiración.
Dedicada a todos con todo mi cariño.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *